DIRECTORIO DE PLANTAS DEL HOTEL SUNDANCE

RECEPCIÓN

DIRECTORIO DE PLANTAS DEL HOTEL SUNDANCE

PLANTA 0: Restaurante, bar, cabaret, juegos de mesa.

PLANTA 1: Guerra Civil Española. Artículos publicados en distintas revistas temática

PLANTA 2: Relatos.

PLANTA 3: Ficción y elucubraciones.

PLANTA 4: Compromiso social y experiencias de un padre ante el sistema
educativo.

9 de junio de 2013

PLANTA 1, HABITACIÓN 14

Galdós, Gefrema y la “Historia pequeña”



He releído hace poco un Episodio Nacional de Benito Pérez Galdós que me ha parecido sublime, como muchos otros. “El equipaje del rey José” es la primera novela (o el primer episodio) de la segunda serie de los Episodios Nacionales. Protagonizado, mano a mano por Salvador Monsalud y Carlos Navarro nos narra la gran debacle del ejército francés es su precipitada salida de España, la huida a caballo de José Bonaparte después de que todo su convoy, lleno de tesoros, quedase atascado en tierras de Vitoria.

Una genial narración que no desmerece los episodios anteriores donde su protagonista principal, Gabriel de Araceli, se ve envuelto en nada menos que la batalla de Trafalgar, los fusilamientos de Madrid (de los que sale indemne), la batalla de Bailén, los sitios de Zaragoza y Gerona y la batalla de los Arapiles. Una primera serie que no entiendo muy bien cómo ningún cineasta ha puesto sus ojos en ella porque saldría una magnífica serie de aventuras, seguro que mucho mejor que la actual y algo disparatada “Águila Roja”. Señores del cine: Gabriel de Araceli es un personaje digno de competir con Indiana Jones, piénsenlo.
La guardia imperial del rey José se abre paso a caballo y espada entre las gentes de su propio convoy, atascado por el barro y las fuerzas aliadas de los guerrilleros y los ingleses.

Ilustraciónes (ambas) de los Hermanos Enrique y Arturo Mélida para el original


Pero me voy del hilo, me dejo llevar por mi admiración a este grupo de novelas y el asunto de este pequeño artículo se difumina, así que vamos al grano.
En “El equipaje del rey José” hay algunas disquisiciones del autor sumamente interesantes. Pensamientos galdosianos que están relacionados un poco con la línea que Gefrema sigue en el nuevo número de su revista (ya el 23).
          Esto quedó claramente reflejado en la pseudopresentación del número 23 el pasado día 4 de junio en el Centro Cultural El Lucero. Todas las conferencias giraban en torno a un hilo conductor: el barrio del Lucero y la “pequeña Historia” de sus habitantes, Y hablo de “pseudopresentación” sin ninguna acritud porque el acto no fue como las demás presentaciones de los números anteriores de la revista, de la cual me honro ser el editor. En el acto hubo tres conferencias, muy buenas todas, pero “el hilo conductor”, Frente de Madrid 23, quedó relegado a la mesa de venta de publicaciones a pesar de que tenía mucho que decir. No hablo de lo que yo pudiera contar, porque lo voy a  hacer ahora y con más extensión, me refiero a que la revista tenía más puntos de interés para este barrio que quedaron sin tocar.
Benito Pérez Galdós dice en su narración lo siguiente: Si en la historia no hubiera más que batallas; si sus únicos actores fueran las celebridades personales, cuán pequeña sería!” por que la Historia también “está en el vivir lento y casi siempre doloroso de la sociedad, en lo que hacen todos y en lo que hace cada uno. En ella nada es indigno de la narración, así como en la naturaleza no es menos digno de estudio el olvidado insecto que la inconmensurable arquitectura de los mundos.”
Y sí, esto es un poco de lo trata Frente de Madrid 23, de la Historia pequeña, oscura y dolorosa de sus protagonistas de a pie de entonces y de todos los que vivieron como pudieron la Guerra Civil y la postguerra.
Más adelante dice Galdós que sabemos por los libros de Historia “las acciones culminantes, que siempre son batallas, carnicerías horrendas, o empalagosos cuentos de reyes y dinastías, que preocupan al mundo con sus riñas o con sus casamientos; y entretanto la vida interna permanece oscura, olvidada, sepultada. Reposa la sociedad en el inmenso osario sin letreros ni cruces ni signo alguno: de las personas no hay memoria, y sólo tienen estatuas y cenotafios los vanos personajes... Pero la posteridad quiere registrarlo todo; excava, revuelve, escudriña, interroga los olvidados huesos sin nombre; no se contenta con saber de memoria todas las picardías de los inmortales desde César hasta Napoleón; y deseando ahondar lo pasado quiere hacer revivir ante sí a otros grandes actores del drama de la vida, a aquellos para quienes todas las lenguas tiene un vago nombre, y la nuestra se llama Fulano y Mengano."
Poco mas hay que decir, la de Frente de Madrid 23, la “pequeña Historia” del barrio de Lucero, también tiene nombre: Julián Frías, Felisa Trampal, Carmen Valdehita y muchas otras personas anónimas que la vivieron, a todas ellas habría que erigirles un monumento de agradecimiento.


Portada de Frente de Madrid nº 23, fotografía de Ana Sánchez Costas.
Ya sabéis que lo podéis encontrar en las librerías Tierra de Fuego y en Ediciones La Librería


3 comentarios:

  1. Resumen formidable de lo que todos pensábamos aquella tarde del martes pasado. Las tres conferencias, personalmente, me encantaron. Yo he vivido en tres barrios que rodean al del Lucero (Puerta del Ángel, Campamento y Aluche)y resultaba fascinante recrear los momentos vividos por esas gentes. La evocación del Galdós de los "Episodios..." ha encajado a la perfección. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Asistí a la presentación de Centro Cultural El Lucero y he leído conn interés el nº 23 de la revista "Frente de Madrid".

    Sin ninguna duda, la macrohistoria es importante, imprescindible para poder entender el presente que vivimos, pero sí, estoy de acuerdo, detrás de esa "Gran" Historia, podemos encontrar miles de pequeñas historias que nunca aparecerán en las grandes obras de referencia, pero que constituyen la parte más humana de nuestro Pasado (el más cercano, y el más lejano en el tiempo)y en donde todos podemos identificarnos y reflejarnos.

    Sin desmerecer al resto de contenidos de la última revista "frente de Madrid", he de reconocer que las lecturas que más me han enganchado y hecho pensar, reflexionar y sentir, han sido precisamente las que recogen los recuerdos y las memorias de las gentes del barrio. Algo parecido puedo decir de la presentación: la última parte en la que fueron repasándose antiguas fotografías del barrio, a la vez que se evocaban recuerdos de tiempos ya perdidos, me resultó especialmente bonita y entrañable.

    Enhorabuena y gracias a GEFREMA y al resto de personas que hicistéis posible todo aquello.

    Por cierto, las alusiones a Galdos y a sus Episodios Nacionales, me han animado a retomar la lectura de algunos de los muchos tomos que aun tengo pendientes de leer. Muchas gracias también por esto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a ambos, Javier y Nacho, por vuestros comentarios.
    Efectivamente, Galdós y sus Episodios son una mina. Especialmente "El equipaje del Rey José" aunque hay otros que le superan en narración y en momentos que se recuerdan para siempre. En "Bailén", por ejemplo, hay personajes inolvidables.

    ResponderEliminar